sábado, 15 de junio de 2013

DESPILFARRANDO DINERO PÚBLICO



 
Leo en sueldospublicos.com, que un diputado de las cortes valencianas cobra de sueldo bruto unos 33.000 euros anuales. Más gastos de envío, esto es, que si viven cerca del centro de trabajo, se les asignan más de tres mil euros anuales en gastos de desplazamiento y dependiendo de la distancia a recorrer hasta las cortes pueden llegar a percibir cerca de diez mil euros anuales más como suplemento.

De entre los nombres propios de Les Corts  valencianes saltan a la cara dos. El primero es Juan Cotino, involucrado en el embrollo originado a partir del brutal accidente del metro de Valencia, caído en el olvido general hasta que el programa Salvados lo volvió a hacer público y notorio. El señor Cotino demostró a toda España su buen hacer como político cayendo en un ridículo digno de ser comentado. Incapaz de hacer frente a preguntas sencillas y mostrando una capacidad de maniobra digna de un tractor averiado, su negativa a responder las preguntas formuladas, mostró, en horario de máxima audiencia, como funciona la política en este país, funcionamiento que puede resumirse en “A mí Plin, yo duermo en Pikolín”.

Otro nombre propio es el de Pilar Sol, diputada del Partido Popular conocida por su alegato acerca de cómo las ayudas concedidas al pueblo llano son gastadas en “televisiones de plasma”, ejemplo total de demagogia y mentira por cuanto generaliza sin aportar dato alguno. Sin venir a hablar de Pilar Sol, es ese famoso vídeo en el que la diputada critica la gestión ciudadana del gasto público el que me lleva a pensar que tiene razón. Observen las imágenes insertadas previamente, detengan el vídeo en torno a los treinta segundos y analicen lo que ven.

Para ayudar, haré lo propio utilizando la imagen mostrada aquí arriba. Empecemos en la esquina superior izquierda según se mira o esquina superior derecha de su pantalla, que tanto me da. Asiento vacío, o semiocupado por un bolso. Treinta y tres mil euros anuales en una persona ausente de su trabajo en el momento en el que se reúne la Comisión de Política social, comisión por cierto, en la cual la persona desaparecida en la imagen cobra un dinero extra por participar. 

Los sueldos de los políticos los empujan a una vida de miseria
Al ladito del vacío se encuentra un señor de mirada ausente y que no muestra reacción alguna a las frases de su compañera de trabajo. Al menos está, que ya se habrá ganado un plus.

Trabajando sin descanso
A continuación tenemos a la rubia de la bufanda que, mientras Pilar Sol diserta sobre los pobres que mal invierten su dinero, se dedica a comprobar el estado de su granja de Facebook, a mirar el correo, leer el MARCA, jugar al Tetris o ver la última entrada del gran blog Jugando Pachangas. Lo que está claro es que le importa un pijo lo que sucede a su alrededor. No cambia el gesto, no levanta la cabeza y básicamente, se la trae floja lo que está pasando. 

Solo se ponen de acuerdo en llevar el mismo teléfono. El que les regalen.
A continuación encontramos a la protagonista, Pilar Sol, que de momento, en su fila, es la que más se está ganando el sueldo, lo cual, ateniéndonos a las frivolidades y barrabasadas que comenta la muchacha, no deja de ser triste.

Abajo y empezando igual que hiciéramos en la fila superior, encontramos a una mujer que disfruta de su trabajo. No estará de acuerdo con Pilar Sol, pero por lo menos se está partiendo el ojete de risa y oye, eso que te llevas para casa. Haberte reído en el trabajo no tiene precio.

Ya lo decía Albano "Felicità"
A su lado, de nuevo el conjunto vacío. Esta vez, el dueño del asiento no se ha presentado con lo cual existe la posibilidad que no haya nadie destinado a ocupar ese hueco o que simplemente la risueña mujer anteriormente mencionada no se lleve bien con nuestra siguiente protagonista.

Un auténtico ídolo, nuestra última invitada, la cual sufre de ese mal que aqueja a muchos infantes. Un déficit de atención total que la abstrae de su entorno mientras busca en su abrigo pelusas, pelos, una etiqueta, lo que sea, pero algo que le evite tener que prestar atención a su entorno.

Los políticos, esos "fashion victims"
Total, y haciendo un ejercicio de demagogia, tengo que darle la razón a Pilar Sol. El dinero público se tira, pero no en televisiones de plasma que no dejan d ser unos cientos de euros. Siete diputados de las Cortes valencianas a 33.000 euros el diputado, así, a pelo, sin dietas ni pluses, son 231.000 euros anuales. De ellos, si contamos a Pilar, el señor del pelo blanco y a la chica que ríe como gente que está prestando atención y descontamos a los ausentes y los que están a otras cosas, nos quedamos con un despilfarro “evidente” de 132.000 euros, tirados en cuatro personas que, vaya casualidad, el único día que van a salir en la tele, o los pillan en el baño o tocándose los “eggs”. 

Así que es comprensible que Pilar se queje. Hay mucho pobre de pedir que despilfarra el dinero. Yo mismo. Despilfarré en un viaje a los Estados Unidos, en parte por mi afán aventurero, en parte porque la Virgen del Rocío noestá haciendo lo que debe. Luego me compré una televisión de plasma y ayer algún granuja me destrozó el espejo retrovisor del coche y la broma me saldrá por trescientos dólares (No viene a cuento pero si no lo digo reviento). Viajes, coches, televisiones y estos pobres que no se meten a políticos por dinero, sino por amor, porque lo llevan en la sangre, porque no pueden ayudar más que lo que hacen…

Si es que son unas almas buenas, igual que el que me dejó sin espejo y se dio a la fuga. Trozos de pan.
"Éste es el coche del garrulo de Jugando Pachangas. Toma patada voladora"

13 comentarios:

  1. Tijeras cortan papel. Piedra aplasta tijeras. No dejan que el papel envuelva a la piedra porque los antidisturbios no van a permitirlo (gilipollas!, que a vosotros también os han recortao). Si quiere usted aplastar piedra, cómprese un tren de la Amtrak y ponga la piedra en el raíl (un Talgo si le sale baratito, y además así hace usted Marca España, que el Talgo es un tren español, además de un tren en el que se viaja estupendamente).

    El del retrovisor... simplemente un hijo de la gran puta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mr. Wallen, es usted todo un poeta. Lo digo sobretodo por el tema del piedra, papel y tijera, no por lo del hijo de puta del retrovisor, que también es poesía pero además encierra mucho mensaje.

      Eliminar
  2. Como yo también he sufrido repetidas veces lo de los retrovisores... por eso me sale un cariño tan profundo hacia ese tipo de gente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí si me lo hacen repetidas veces igual me monto mi propia versión de "Un día de furia"

      Eliminar
  3. Yo le recortaria la cabeza al madafaca de tu retrovisor, pero desde el cuello.
    Lo podriamos juntar con el hiojoputa que hundio su camion de reparto de Fanta contra mi coche español, jodiendome la puerta, el retrovisor y el mes. El amigo fingio escribir una nota y marchose tan ricamente.

    Siempre nos quedara el espiritu aventurero, aunque por si no lo sabias, yo como estoy en la UE, estoy practicamente en casa. Vamos, que Trubia y Cambridge se parecen bastante segun el trisomico de Glez Pons.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre dijo mi güela que la fanta no era sana, que comía los glóbulos rojos, y por lo que se ve, los coches rojos también.
      Para hacerle caso a González Pons se necesita ración múltiple de cubatas, y aún así.

      Eliminar
    2. Cuanta razon, sobre todo si la mezclas con Bat21.

      Lo de los cubatas y Pons explicaria el arrebato Carmaggedoniano de MAR.

      Eliminar
  4. interesante post, esta demasiado bueno . saludos

    ResponderEliminar
  5. Estuve mirando tu blog y tienes post muy interesantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues gracias, también hay algunos muy mierderos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...