sábado, 4 de junio de 2022

CRÓNICAS CHIGRERAS. UNA AÑO PARA NO OLVIDAR

Cuando eres joven, un mozuelo locuelo con todo el mundo para devorar, no existen para ti barreras insalvables. De alguna (ignorante) manera piensas que puedes con todo, pero lo peor es que crees que lo sabes todo. Así es como comienza una larga vida de decepciones y sorpresas. Por ejemplo, esa tarde de frío invierno en la que en plena pachanga de futbito te revientan la oreja con un balón mikasa, inocente cual corderito crees que acabas de experimentar el mayor dolor que vas a sufrir en tu vida. Casi, pero no. Con la edad adulta llegan las piedras en el riñón y las muelas del juicio y, cuando eso ocurra, te encontrarás pidiendo la epidural y suplicando por la vuelta de los abriles perdidos. Solo queda aceptar que los años dan sabiduría y visión, para lo bueno y para lo malo.

Con el Sporting pasa un poco lo mismo. Un año, tiempo atrás cuando las Spice Girls dominaban el mundo, experimentaste lo que era seguir y animar a un equipo en el que compartían vestuario Kaiku, Kosolapov y Kucharski. Te juraste que aquella liga de los 13 puntos iba a ser lo peor que ibas a vivir como aficionado rojiblanco. Luego llegaron más dolores, pero no te parecían tan punzantes. Por aquí pasó un marroquí que se hacía llamar Camacho, aplaudimos a Congo como si fuera Ronaldo renacido y te preguntaste que pintaban en el Molinón Gustavo Adolfo Cañizares y Jurado. Te asomaste al Bernabéu con Colin de central y alguien comentó que Maldonado iba a ser el nuevo Garrincha. Creíste que lo habías visto todo, pero el mundo no se detuvo y mientras te adentrabas en la mediana edad, pasamos de Miera y Novoa a Baraja y José Alberto. La cosa se puso complicada y, sin embargo, seguías confiado. Nada, nunca, jamás vamos a vivir una temporada como la del 97-98. Era imposible hacerlo peor. Sin embargo…

martes, 5 de abril de 2022

DEPREDADOR (1987)

Es difícil encontrar una película que represente mejor todo lo que fue y no fue el cine de acción de los 80, ya pretérito, pero nunca olvidado. Depredador es el Ciudadano Kane del cine garrulo, de las películas de mostrencos esteroideos e hipertrofiados. Héroes de acción de sonrisa torcida y frase cortante, capaces de acabar con hordas de enemigos sin sentir ningún remordimiento. Sin embargo, y a la par, Depredador es una demostración de que la veneración del macho alfa estaba por concluir. Con esta película parida en 1987, John McTiernan nos mostró que los chicos sí lloran y no quieren pelear. Un año más tarde, el mismo director nos acurrucó en los brazos de John McClane. Utilizando esa máxima que dice que todos queremos ser Superman, pero siempre seremos Peter Parker, el cine de acción se escapó de los músculos del Arnold que nunca seremos para caer en el cuerpo y alma del policía irlandés y paleto que todos llevamos dentro. Depredador fue el pistoletazo de salida y el culmen de como hacer cine de acción.

Ya no hay héroes como los de antes

jueves, 17 de marzo de 2022

LOUIS THEROUX: FORBIDDEN AMERICA


Louis Theroux, y digámoslo sin ambages ni medias tintas, es el mejor entrevistador y documentalista que hay. Ha perdido un poco de punch, y por momentos parece que la magia se ha ido y que el entrevistado ya sabe a lo que juega, pero sigue siendo top en lo suyo. Su método es simple. Él no es la figura, no es el centro de atención, no es el protagonista ni quiere serlo. Así que Louis viaja al epicentro de lo que le interesa y se hace a un lado, entrega cámara y micrófono a su invitado y le da rienda suelta.

Además, el bueno de Louis tiende a escoger campos del conocimiento que requieren de un interlocutor válido para que los de fuera podamos entender de qué va la película. En España, cualquier politólogo con medio título de periodismo y escasez de neuronas se apunta a opinar (más bien polemizar) sobre cualquier tema. Louis no. Louis viaja a la América profunda para hablar con supremacistas negros o luchadores amateurs, se cruza en el camino de neonazis, pedófilos, actores porno y gente cuya versión de la historia no se hace oír y les da un micrófono dejándolos libres para hablar. Claro que esa libertad, para algunos, es una trampa mortal.

Louis entrenando para ser el nuevo Tito Santana, más Tito que nunca

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...